La píldora se asocia a una reducción de lesiones del ligamento cruzado


La píldora anticonceptiva reducir en mujeres el riesgo de roturas del ligamento cruzado anterior, según un estudio observacional en 165.000 pacientes publicado en la revista The Physician and Sportsmedicine.

La investigación, que se llevó a cabo a partir de una gran base de datos estadounidense, halló un efecto protector más significativo entre los 15 y los 19 años de edad. Las pacientes de este grupo que tomaron estos anticonceptivos presentaron un 63 por ciento menos de riesgo de precisar una cirugía reconstructiva del ligamento cruzado anterior que las que no lo hicieron.

No es la primera vez que un estudio observacional detecta este efecto protector. En 2016, un estudio en 23.428 mujeres atletas estadounidenses de entre 15 y 19 años reveló que las usuarias de la píldora presentaban un 22 por ciento menos de riesgo de sufrir una lesión de este tipo.

Este tipo de traumatismos son muy frecuentes entre los atletas jóvenes, especialmente entre la población femenina.

Los investigadores, liderados por Steven DeFroda, de la Universidad Brown, en Providence (Rhode Island), afirman que sus resultados tienen importantes implicaciones para casi una de cada dos atletas que sufren este tipo de lesiones y no pueden volver a la competición y del 20 al 50 por ciento que desarrolla artritis de diez a veinte años más tarde de su lesión.

El estudio se basó en el análisis de los registros de pacientes femeninas de entre 15 y 49 años que recibían los anticonceptivos orales más habituales. Las tasas de reconstrucción del ligamento cruzado se compararon entre las que tomaban anticonceptivos en los doce meses anteriores a la lesión (82.874) y un grupo de control de la misma edad con una lesión similar que no recibían esta anticoncepción (82.874).

Un total de 465 mujeres en el grupo de anticonceptivos orales requirieron este tipo de reconstrucción quirúrgica entre 2007 y 2017, frente a 569 en el grupo de control.

Menos necesidad de cirugía

Los resultados muestran que los anticonceptivos se asocian a un riesgo un 18 por ciento menor de requerir esta cirugía.

Los autores sugieren que la píldora anticonceptiva con estrógeno y progesterona suprime las fluctuaciones hormonales, que actúan en el plano articular e incrementan el riesgo de lesiones.

En contraposición con los riesgos de la píldora, como el tromboembolismo venoso, los autores señalan que sus hallazgos son un argumento a favor más para que las atletas de élite la tomen, especialmente aquellas con mayor riesgo de este tipo de lesiones, como las jugadoras de fútbol y baloncesto. Y recuerdan que muchas de ellas ya la toman para prevenir el embarazo o controlar su ciclo menstrual.

Fuente: Correo Farmacéutico

/
Copyright © 2019 Dictyapharma. All Rights Reserved.