La vacuna del rotavirus tendría un efecto neuroprotector y reduciría el riesgo de convulsiones

La vacuna frente al rotavirus es eficaz y ha demostrado además propiedades expandidas, dado que parece tener un efecto neuroprotector al proteger también frente a convulsiones de cualquier etiología. Es una de las conclusiones de una línea de investigación actualmente en marcha del Grupo de Genética, Vacunas, Infecciones y Pediatría (GENVIP) del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela, que dirige Federico Martinón, quien es además jefe del servicio de Pediatría del Hospital Clínico de Santiago.

Martinón, que ha participado en el X Congreso de la Asociación Española de Vacunología, celebrado en Oviedo ha destacado que España es el único país del mundo con una recomendación oficial negativa respecto a la vacuna del rotavirus, algo que no deja de sorprender a este especialista por la eficacia demostrada por la vacuna.

El camino de la infectómica y la vacunómica 

Su grupo de investigación es uno de los más punteros en materia de vacunas en España, un país que “en este campo está en una posición muy buena, somos altamente competitivos”.

En concreto, su grupo está participando actualmente en siete macro-proyectos de financiación europea relacionados con la infectómica y la vacunómica. “Lo que buscamos es disponer de modelos predictivos para poder tomar decisiones rápidas en el desarrollo de vacunas, encontrar nuevas dianas moleculares basadas en el huésped y también descubrir marcadores de funcionamiento y protección”.
Entre estos mecanismos novedosos de protección destaca como uno de los más significativos el encontrado en el caso del rotavirus, cuya vacuna “hemos visto que disminuye las convulsiones de cualquier etiología”. Este hallazgo de “neuroprotección” se ha replicado también por grupos de Reino Unido, Estados Unidos y Australia en relación con esta vacuna, algunos de los cuales han apreciado también una disminución del riesgo de diabetes tipo 1 y la enfermedad celíaca.

El grupo de Martinón ha conseguido también recientemente desarrollar biomarcadores en el huésped infectado por rotavirus, “que nos permiten a través de una firma transcriptómica saber si un niño presenta o ha pasado una infección aguda por rotavirus, o determinar si está o no vacunado. Con esta información de lo que tratamos de ver en última instancia es si la vacuna ha sido eficaz o no, al comprobar si un niño está o no protegido frente a la vacuna y si ha pasado la enfermedad”.
Infección sistémica, no sólo intestinal 

El hallazgo del beneficio expandido de la vacuna al disminuir el riesgo de convulsiones ha llevado a los especialistas a pensar como hipótesis de trabajo que el rotavirus pueda presentar alguna forma de neurotropismo que no anticipabámos y que en realidad se trate de una verdadera infección sistémica, no solo intestinal”.

La vacuna del rotavirus no está incluida en el calendario oficial si bien de forma privada se dispensa a niños entre las 6 y 12 semanas de vida para disminuir el riesgo de diarrea por gastroenteritis. “En algunos países esta enfermedad es causa de muerte, en España se percibe como una enfermedad menor, a pesar de la enorme carga que supone para el sistema sanitario, por frecuentes asistencias e ingresos hospitalarios”.

Fuente: Correo Farmacéutico

/
Copyright © 2019 Dictyapharma. All Rights Reserved.